miércoles, 12 de enero de 2011

ALBERTO LEÓN

Como ya todos sabemos, el joven ciclista Alberto León apareció ahorcado el pasado lunes en su casa de El Escorial, seguramente un suicidio.

Parece ser que las causas que le motivaron a tomar esa drástica determinación fueron, por un lado, la reciente separación de su mujer, y, por otro, su imputación en la trama de dopaje denominada "Operación Galgo".

Parece ser que la presión pudo con él. E incluso cuentan sus allegados que la gente hasta le insultaba por la calle...

Si tiene que pagar, la Justicia lo dirá (ya no), pero me entristece y me repugna que este chico ya había sido juzgado por sus convecinos. En España la presunción de inocencia también ha muerto, ¿o no ?

Descanse en paz.

12 comentarios:

  1. Es triste que una persona entienda que ha perdido el significado de su existencia, por los "juicios paralelos" que propician los medios de comunicación, bastante que hagan eco de cualquier asunto "presuntamente" turbio (me río yo de la utilización de ésta complicada palabra que hacen los medios), para la incultura general de la gran mayoría, a los que se lo tienen que dar todo dicho sin molestarse a indagar, es sinónimo de culpable y máxime si acudes al juzgado en compañía de la policía. España profunda, ésto sí que es una lacra.

    ResponderEliminar
  2. JOSITO:
    Seguro que muchos de los que le escupían por la calle eran los que meses antes le echaban flores...
    Me parece hipócrita que se machaque a los deportistas.
    Deparse no es bueno para la salud, eso está claro. Pero por otro lado el público quiere emoción. A su vez, el cuerpo humano ha llegado a límites cada vez más difíciles de superar. No obstante, el público sigue pidiendo más plusmarcas. ¿Cómo se puede aguantar un Tour, un Giro o una Vuelta y estar fresco como una lechuga de un día para otro? No sé si se doparán o no. Pero hay que ser rematadamente hipócrita.
    y por otro lado, si me duele la cabeza y me tomo una aspirina para irme a trabajar ¿me estoy dopando? Si yo me tomo una sustancia de esas dopantes ¿me pondré a correr como una liebre, a saltar como una canguro o tendré la fuerza de un toro?
    Otro ejemplo: hace unos años la gimnasi rítmica femenina estaba por las nubes. Salió en prensa que si los entrenamientos eran agotadores, que si tal y que si cual. Resultado: nuestra gimnasia vuelve a estar en el medio del pelotón, sin pena ni gloria.
    Yo propongo un debate en el que se responda a preguntas como: ¿queremos espectáculo o no? si queremos espectáculo ¿estamos dispuestos a aceptar que "pueda" haber dopaje? Si queremos un deporte "limpio" ¿aceptarán los deportistas un guardaespalda que los vigile de día y de noche y que entre con ellos incluso al aseo no vaya a ser que aprovechen el momento de cagar para doparse?
    En fin.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  3. Leí la noticia; pobre chaval. Y si encima como dices hay gente que le ha empujado a ello, no son gente, son malas personas y malnacidos. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. La gente se atreve a insultar a un ciclista por doparse pero nadie se acerca a insultar a un asesino...

    Lo que quiero decir es que tampoco es que el delito fuera tan tremendo.

    Pobrecillo.

    ResponderEliminar
  5. El caso de Alberto León me recuerda al del Chava. Vamos a ser justos y pensar que cada uno es responsable de sus actos y de llegar a situaciones dificiles.
    ¿Los juicios paralelos?, está muy arraigado en nuestra cultura, es muy dificil evitar eso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con Queca...tampoco había matado a nadie!
    Pobrecillo.

    ResponderEliminar
  7. Juan, los juicios paralelos son uno de los males de vivir en sociedad, ...bueno, en "nuestra sociedad".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Dyhego, interesante reflexión la que propones. ¿ Por qué no podría admitirse que unos deportistas se doparan con tal de obtener mejores marcas o dar mayor espectáculo ?
    Mientras no se pusiese en riesgo su salud,...adelante !!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Rafa, una desgracia...evitable.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Queca, Romancillo, ...realmente sólo se había hecho mal a sí mismo...es verdad...
    Un triste final.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Steppenwolf, efectivamente, cada uno tenemos que "apechugar" con las consecuencias de nuestros actos,....pero para eso está la Justicia,...no los justicieros.
    Un saludo y bienvenido.

    ResponderEliminar
  12. Josito, yo seguía a Alberto León, a través de revistas especializadas, cuando estaba en lo más alto del mountain bike, y me he quedado hundido al saber de su muerte.
    Y encima saber que una de las causas del suicidio ha sido la presión social, increible saber lo bocazas que llegan a ser algunos.

    D.E.P.

    ResponderEliminar

Te estaba esperando...