miércoles, 16 de febrero de 2011

SIGO SIN ENTENDER NADA

La Justicia en España es un cachondeo.

No ya la aplicación de la justicia, sino las propias leyes.

Ha quedado visto para sentencia el primer juicio por la violación y asesinato de Marta del Castillo.
El encausado es el menor conocido como "El Cuco", al que se le imputan un delito de asesinato y dos de violación (uno como autor y otro como colaborador de Miguel Carcaño). Pues bien, la Fiscalía y la acusación particular mantienen sus peticiones de la pena máxima establecida por la Ley del Menor para estos casos: seis años de internamiento y otros tres de libertad vigilada.

Para que nos aclaremos: si un menor es condenado por violar y asesinar a una chica, con seis años de internamiento y tres de libertad vigilada HA SALDADO SU DEUDA CON LA SOCIEDAD y ya puede seguir su vida tranquilamente.

¿ Alguien lo entiende ?

12 comentarios:

  1. Si te pillan a los seis años haciendo una maldad, te dan un cachete y asunto arreglado.
    Si te pillan a los dieciseis no basta con el cachete. Hace falta una amonestación muy seria y un castigo memorable.
    Si te pillan a los veintiseis ya no basta el castigo memorable; tienes que pagar de algún modo lo que has hecho, porque tienes veintiseis tacos, eres responsable.
    De los sesenta y seis en adelante seis años son casi una cadena perpetua. Si a los sesenta y seis años te meten en la cárcel todo se va al garete: tu vida pasada, tus esperanzas de una vejez tranquila.... todo.
    Si un tipo mata a alguien a los diecisiete años y medio y se pasa seis añitos preso se planta en los veintitrés. Y si lo sueltan bajo vigilancia por tres años tenemos a un tipo de veintiseis años que nunca podrá pagar por lo que hizo a los diecisiete y medio, pero que tiene su vida arruinada.
    Pero estoy de acuerdo con usted. La justicia en España -la justicia humana- es un cachondeo. Abortar es un derecho y los ministros negocian con los terroristas y con los piratas sin que pase nada. ¡Ah! Se me olvidaba lo de los GAL, esos matones pagados por el gobierno de Españita. Querido amigo, yo no me cebaría mucho con esos niños que, salgan cuando salgan de la cárcel, tienen su vida marcada y arruinada para siempre. En el cole les han enseñado que se puede abortar gratis. Y en el telediario aprenden que, si en vez de haber matado a una niña se hubieran dedicado a poner bombas en los supermercados no los llamarían asesinos sino terroristas. negociarían con ellos. Y que si hubieran puesto una clínica abortista serían ricos y los llamríamos Doctores. Y podrían comprar abrigos de pieles y cochazos para sus amables esposas y para sus parejas sentimentales.

    ResponderEliminar
  2. Obviamente la ley del menor es una barbaridad y máxime si consideramos que una niña de 16 años ya está legalizada para asesinar a su propio hijo o para comprar píldoras abortivas.
    La ley del menor supuestamente está redactada para defender al menor de abusos, pero está desfasada, trasnochada y es tan indisciplinaria que resulta una defensa para el menor delincuente.
    Un menor sabe perfectamente que es inmune al castigo y hasta se forman sus propios héroes como el tal Carcaño que hasta tiene club de fans, o el de la katana que llegó a recibir 2000 cartas de apoyo enviadas por menores.
    Pero esto es un problema de pérdida de valores, de pérdida del temor a lo mal hecho y de falta de conciencia del daño real, los menores han sido enseñados a vivir en una realidad virtual donde el que mata tiene otra vida o es el bueno y el que roba gana puntos.
    Educación desde el principio, pero educación real no las tonterías de psicólogos alelados. Y una vuelta a los valores fundamentales de la persona como son el respeto y la dignidad.

    ResponderEliminar
  3. Asi nos luce el pelo. En general delinquir en España sale bastante barato. La reforma de la ley es muy necesaria pero ya sabes...todos el mundo habla de los derechos del verdugo y de las victimas solo se acuerdan los familiares.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me acuerdo cuando yo de niño, hacía alguna fechoría indebida, recibía una corrección ya fuera de mi padre, mi madre, mis abuelos o mis tíos, me quedaba claro que no había actuado bien para no repetir acciones de ese tipo. Y no me sentía maltratado por haber recibido algunos azotes y castigos, la verdad, me hacían reflexionar sobre mi comportamiento que no era aceptable por la familia que me quería y me lo demostraba, no me supuso ningún trauma en mi crecimiento a adulto, más bien, me infundieron valores hacia el buen comportamiento y diferenciando el malo, que es cuando aludimos a la educación recibida.
    Hoy, vivimos en un mundo surrealista, en lo que a educación y trato hacia el menor se refiere.
    Reprenderlos con cierta severidad fuera de lo que es maltrato, resulta: maltrato ante un indefenso niñ@, por lo que tienen a todo un sistema a su disposición si lo denuncian, eso está muy bien, pero obvian que abren las puertas al perverso maltrato revertido hacia los adultos, no se les puede tocar en lo que a educación se refiere, concediéndoles inapropiados derechos, que en una sociedad que tanto aspavientos hacen de los mismos, les permite y aseguran la impunidad de sus malas acciones y ya subidas de tono, cuando abusan y hasta quitan a otras vidas inocentes e indefensas, se les vitorea en la red con sus fans, se les protege y hasta se les cuidan para una pretendida adaptación en la sociedad con castigos que les son como una palmadita en la espalda y dicho "va chic@...anda, portate bien....¿vale?.
    Es consecuencia natural, que en la adolescencia, cuando creen saber más que nadie, sus instintos aleccionados por los medios de diversión y difusión, manifiesten desprecio ante quienes les priven de sus inicuos deseos, se hacen maquiavélicos en sus fechorías, sabiendo y recibiendo asesoramiento hasta de abogados, para defenderlos de sus asesinatos por ser menores....¿es eso lo que la defensa al menor propugna...consentir comportamientos asesinos con tales reprensiones?.
    Francamente, creo que nos estamos pasando 7 pueblos, con este miramiento y consentimiento de futuros delincuentes, debería equipararse el castigo a la importancia del delito, las victimas inocentes tienen tanto o más derechos de justicia. Es mi visualización de la panorámica en la vida que se está construyendo.

    Mis saludos a todos y al anfitrión Josito, que últimamente nos tiene un tanto olvidados a los invitados en su casa, dicho sea con modestia.

    ResponderEliminar
  5. Nadie puede entender, semejante disparate; nadie lo entiende excepto los políticos que son los que hacen las leyes y las aprueban en el parlamento. En ocasiones culpamos a los jueces y aunque algunos casos son merecedores de todas las críticas, en la mayoría de las ocasiones se limitan a aplicar lo que los sabios diputados aprobaron.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. Javier Vicens y Hualde, puedo entender el castigo personal que ese menor llevará toda su vida, pero él se lo ha buscado. Pero, ¿ y el castigo que van a llevar también toda la vida la víctima y sus familiares ?
    En mi opinión no tiene relación la pena impuesta respecto al delito cometido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Iskander, estoy contigo en que, efectivamente, lo que ocurre es una pérdida de valores. Ya nadie sabe discernir entre lo que está bien y lo que está mal; y así nos va.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Sefirot, las penas tienen que estar en consonacia con la gravedad del delito, y con la Ley del Menor eso no se cumple en absoluto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Don Juan Saura, tiene Vd. toda la razón, últimamente no les atiendo como se merecen, pero soy prisionero de mis quehaceres diarios, que no me dejan dedicar al blog todo el tiempo que me gustaría. Mis disculpas.
    Entrando en arena, le diré que coincidimos plenamente en el análisis de la realidad social de nuestro país, y en la falta de educación en lo más amplio del término. Falta de educación, he ahí la clave.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Álvaro Tilo, las leyes, al servicio del pueblo, no al revés.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Para mi lo absurdo es que por la diferencia de un día,(de edad) una persona pueda ser enjuiciada como menor o como adulto.
    Creo que la edad penal debería estar en función del delito e incluso de la madurez del cabroncete (entiéndase menor)

    ResponderEliminar
  12. Las leyes son un cachondeo...sin duda.
    Ahora bien, hasta que edad se puede considerar a un asesino / violador menor de edad?
    Antiguamente con 18 años eran "niños"..y ahora con 10 años ya son adultos....

    ResponderEliminar

Te estaba esperando...